Diversidad y ciudad. Algunas reflexiones sobre los procesos que las vinculan.

                                   

 El presente texto se basa en otro de similar contenido publicado por el autor en la revista ACE ,de la Universidad Politécnica de Cataluña ,en el mes de junio de 2009(www-cpsv.upc.es/ace/)

Luis González Tamarit

 Palabras clave: cambio social, inmigración, diversidad, cambios  urbanos, interculturalidad, gestión de la diversidad

Key words: social change, immigration, social and cultural diversity, interculturality, changes in the city, diversity management

 Resumen: El autor considera  que la diversidad y los procesos de cambio que la acompañan, son el  principal rasgo de la sociedad actual. A partir de ahí reflexiona sobre la necesidad de analizar las transformaciones urbanas vinculadas a la sociedad diversa. Gestión de la diversidad es gobernar el cambio con criterios de respeto a la diversidad, lo que en términos de acción en la ciudad significa intervención considerando las necesidades de una sociedad diversa. El análisis sobre diversidad y ciudad está aún muy al comienzo, pero algunos estudios pioneros sobre espacios urbanos con población inmigrante, parecen indicar el interés de esta línea de trabajo para avanzar en el conocimiento de las nuevas necesidades urbanas y las posibles  líneas de intervención. El ejemplo del espacio público es de gran interés para comprender los procesos de generación de nuevas necesidades urbanas. Pero no es el único caso.

 Abstract. The author considers diversity and connected processes of social change as the main feature of today’s society and he thinks over the suitability of analyzing urban needs created by the diverse society. Diversity management means to rule respecting diversity in all social fields that is to say we must act in the city considering the changing needs of a complex and diverse society. The knowledge on links between diversity and city is still in the beginning but some pioneering works developed in districts with high rates of immigrated population show this a right path to go forward on requirements of the new urban needs and possible courses of action in the city. What happens in urban public spaces is of great interest to understand how new urban needs are created. Still there are more cases: mosques and churches, ethnic trade and so on.

 1. Diversidad

 Los procesos de cambio social que se vienen dando en los últimos quince o veinte años están resultando de una amplitud desconocida. En el marco de la globalización y con su impulso, todas las sociedades y las occidentales en particular por lo que se refiere a los propósitos de este texto, han experimentado, al margen de los aspectos materiales, notables modificaciones en sus en su composición demográfica y social y en sus aspectos culturales. También han procedido, como no podía ser de otra forma, a la construcción social de la diversidad.

 En este panorama de fuertes y rápidos cambios, los movimientos migratorios han desempeñado un papel relevante. En los países de emisión o en los de recepción de los principales flujos migratorios (España ocupa una posición destacada) este hecho ha contribuido a acelerar y profundizar las transformaciones. Algunos datos: en 2008 más de un 11 de la población era extranjera y ya había provincias, como Alicante, donde la proporción  pasa del 23% por todos los conceptos. En Andalucía, que es la Comunidad Autónoma donde vive el autor, hay provincias, como Almería, donde la población extranjera alcanza un valor de más del 20% de todos los habitantes. Hay municipios, por encima de los 25.000 habitantes, con porcentajes aún mayores, como Mijas (40%)  Níjar (35%) o Roquetas de Mar con un 29%.(1)

 Junto a esto, podríamos decir que la modificación de las condiciones generales de nuestra sociedad ha conducido a una situación nueva, que por sus dimensiones étnicas, sociales, culturales, religiosas, económicas… calificaremos de diversidad social. Este hecho, objetivamente verificable y subjetivamente sentido, es ahora un atributo  de la  sociedad en la que vivimos y  tiene enormes consecuencias en multitud de campos, entre ellos en la acción en la ciudad.

 Pero… ¿en qué consiste esta diversidad? En nuestra sociedad actual hay numerosos colectivos que manifiestan su existencia, se expresan como diferentes y establecen su singularidad en el conjunto de la sociedad (dimensión subjetiva). Dan a conocer sus intereses y  características y reivindican soluciones a sus necesidades. Reclaman a las instituciones públicas y a la sociedad civil el reconocimiento de su estatuto sobre la base  de la igualdad de trato y de la normalización en el acceso a los servicios públicos de todo tipo. Algunos ejemplos: colectivos de jóvenes, mujeres, homosexuales, extranjeros, de tercera edad…  

 La diversidad no puede sin embargo atribuirse sólo al hecho migratorio. Mientras éste se producía, e incluso antes, emergían una serie de colectivos organizados en torno a la edad, el género, la adscripción sexual, la situación familiar, la relación con el Medio Ambiente…y una larga lista de situaciones. Hoy es muy difícil considerar a cualquier sociedad como homogénea en casi ningún aspecto de los que, hasta tiempos muy recientes, podían ponerse como ejemplo de identidad unitaria: la cultura, la lengua, la población, la familia, el poder territorial…

 La construcción de las nuevas sociedades, considerando el carácter de estos aportes continuos y variados y cierto grado de integración (articulación mejor) entre estos colectivos y el conjunto de la sociedad resulta ser un proceso de gran complejidad, con un tempo histórico largo, de varias generaciones. Además, lo que creo que resulta muy relevante, nos obliga a formas diferentes de comprender las situaciones y de gobernarlas. Gobernar en las condiciones actuales es aprender a gestionar la diversidad, considerando las necesidades y aspiraciones de todos los colectivos y elaborar  y aplicar de forma participativa las respuestas, en un marco de armonización de las diferencias y de  normalización de las prestaciones sociales. Ojo a lo de participativo, pues en torno a su reformulación se debate hoy el concepto de nueva ciudadanía, por cierto con escasa participación, por lo general, de los nuevos ciudadanos. Quiero decir que la gestión de la diversidad nos obliga a plantear la redefinición  del concepto y la practica de ciudadanía. Ahora este es  un asunto más clave que nunca. Para reformar la participación social y política hay que reformular el concepto. La presencia población inmigrante es una buena oportunidad. Sobre este capital asunto sería necesario efectuar una reflexión mucho más amplia y sobre todo profunda, que tal vez sea objeto de otro texto futuro. No obstante llamo la atención sobre la necesidad de articular nueva ciudadanía y ciudad actual.

  2. Ciudad y Diversidad

 Pero…todo esto… ¿qué  relación guarda con la ciudad? ¿Tienen estos procesos, y en suma la diversidad resultante, alguna vinculación con la dimensión urbanística y planificada de la ciudad?

 Pensar que una sociedad pueda evolucionar y que no lo hagan sus ciudades es pueril. Esta breve reflexión escrita no pretende concluir que las ciudades también deben cambiar de acuerdo con esta perspectiva, porque eso ya sucede  al margen de nuestra voluntad de que ocurra de una determinada forma o de que no ocurra y al margen de  nuestra comprensión sobre lo que está pasando, que por lo general es muy imperfecta. Aquí se pretende llamar la atención sobre la conveniencia de incorporar una nueva perspectiva, la gestión de la diversidad, a la intervención en la ciudad. Dicho en palabras sencillas, resulta necesario que en el diseño de las políticas y las acciones en la ciudad se tenga en cuenta la necesidad de elaborar respuestas que incorporen una visión multicultural (en sentido social) e integradora. Además hay que tener en cuenta que la diversidad es un proceso común que no puede definirse sólo desde una parte.

 Aunque la relación entre diversidad y ciudad debe ser objeto de una reflexión más extensa que la contenida aquí, insisto en la idea de  que en la redefinición del hábitat urbano, la consideración de las necesidades de una sociedad diversa debe ocupar un lugar muy alto en el rango de las prioridades, aunque eso plantee contradicciones con los preceptos  o las prácticas al uso.

En ciertos aspectos pueden aportarse algunos ejemplos concretos. Veamos. El uso del espacio público ha cambiado Los colectivos venidos de fuera y sobre todo sus componentes más jóvenes, introducen nuevas actividades en los espacios públicos. Estos jóvenes inmigrantes utilizan el espacio público para el encuentro, el intercambio, la diversión y el solaz. Y lo hacen siguiendo pautas que participan tanto de sus costumbres y tradiciones como de las nuestras. En la práctica,  se produce una “reinvención” de estos espacios, a veces forzada,  creando tensiones con los habitantes más tradicionales del entorno. Aún admitiendo la usual versatilidad del espacio público, los nuevos usos obligarían en bastantes casos a un rediseño y a una redefinición de los contenidos (la funcionalidad). Hay que advertir no obstante, como ha señalado con acierto Víctor Fernández Salinas en su análisis del barrio de Macarena en Sevilla, como en el cambio de usos en el espacio público hay sobre todo un componente generacional, y como este cambio se acentúa cuando la generación joven viene de fuera. (2)

Más allá de este hecho cotidiano y juvenil, la población inmigrante suele usar otro tipo de equipamiento de ámbito urbano o metropolitano, como parques o grandes áreas libres de las periferias, para celebrar los encuentros de fin de semana, las fiestas de sus ciclos de vida, las de sus países de origen o las de su cultura o religión…actividades que además ayudan al reforzamiento de las redes sociales que estructuran estos grupos. Pero estas actividades pueden obligar a  una redefinición de los espacios donde se desarrollan, de sus equipamientos y dotaciones, para asegurar en condiciones adecuadas, asuntos como el acceso y el transporte, la venta de productos diversos, la preparación y degustación de comida, la recogida de residuos, los espectáculos musicales, el baile, el juego…

Otro ejemplo en relación con el mismo colectivo: la irrupción del comercio étnico ha modificado el panorama de los establecimientos tradicionales de barrio (en crisis por doquier) y está ayudando a revitalizar las estructuras comerciales con ofertas dirigidas a la población alóctona, pero susceptible de incorporar también a los autóctonos residentes. También es verdad que a veces, recuérdese el caso de Lavapiés (3) estudiado por Fernando Roch, este desarrollo comercial alcanza un grado que más que revitalizar el barrio parece que contribuye a una colonización mediante la sustitución y nueva implantación masiva de usos. En cualquier caso, la aparición de bazares, tiendas de alimentación, y sus almacenes, locutorios, bares y cafés, locales de asociaciones…implica nuevas necesidades en relación con la accesibilidad, el abastecimiento, la dotación de redes de infraestructuras locales, el almacenamiento…que necesitan ser resueltas. Por agotar esta línea de ejemplos, me voy a referir a un hecho bastante significativo. Algunos colectivos de población inmigrante, especialmente el musulmán, aunque no el único, precisa de lugares de culto específicos (mezquitas, oratorios) que no existen en las ciudades actuales. Como se trata de una necesidad perentoria, inaplazable, y ante la ausencia de regulación, se han puesto en práctica, por el propio colectivo, soluciones que resultan imperfectas, casi clandestinas (garajes, locales comerciales, pisos…) A veces la población autóctona del entorno, mal informada e incluso manipulada, ofrece resistencia a estas fórmulas y exterioriza su rechazo mediante un conflicto público. Hay numerosos ejemplos. Alargando el ejemplo podríamos preguntarnos si en los proyectos de remodelación de barrios que se acometen por la Administración Pública, se tiene en cuenta que una proporción significativa de la población residente es musulmana y precisa de lugares de culto o al menos de espacios cerrados susceptibles de ese uso. Probablemente no.

Los ejemplos podrían multiplicarse y probablemente así sucederá a medida que se pongan en marcha investigaciones específicas sobre las nuevas necesidades urbanas que origina la diversidad. Cabría señalar, como hipótesis, que la indagación en el campo del hábitat (alojamiento, equipamiento, uso del espacio público…) podría resultar una opción fértil para establecer una visión del cambio social y sus requerimientos. Insisto en que la diversidad no hay que referirla sólo al hecho migratorio. Pero también indico que cuando se ha utilizado esta línea de trabajo, para el conjunto de la sociedad, se han  aclarado aspectos de la diversidad que son relevantes para el cambio en la ciudad. Es decir que este tipo de indagaciones suministran información válida sobre la cuestión urbana en clave de diversidad y aportan, a partir del análisis de casos concretos,  ideas que ayudan a diseñar una práctica de intervención basada en criterios de gestión de la diversidad.

Toda sociedad produce un tipo de ciudad, que suele estar en continua evolución y que en nuestra cultura se configura en mi opinión, cada vez más, como ciudad mestiza (4).” Nuestras ciudades” están cambiando sus contenidos sociales, siempre lo han hecho. Pero esta vez las circunstancias en las que estos cambios se producen parecen novedosas y nos dan pistas sobre cómo ayudar para que la ciudad actual evolucione y sea futuro posible y no pasado fosilizado.

Insisto, para que esto que planteo sea conocido de una forma fundada, deberíamos proceder al estudio de los cambios sobre bases científicas. Hay que conocer las dimensiones de esta nueva diversidad: en qué aspectos y de qué forma se manifiesta y qué necesidades nuevas genera.

 Finalizo con  un consejo: para hincarle el diente a este nudo gordiano sugiero que se empiece a estudiar la relación entre población / población inmigrante/ formas de habitar y estructura urbana/ hábitat, siempre en el marco de ámbitos muy concretos, tipo barrio o ciudad no muy grande. Y hacerlo con la técnica de analizar las transformaciones que se están produciendo y concluir con algunas propuestas de intervención concretas. Conocida la diversidad y sus requerimientos, la técnica de encontrar soluciones y aplicarlas (gestionar la diversidad) se hace más clara.

 Sevilla Julio 2009

 (1) Estas cifras corresponden a los datos definitivos del Padrón de Habitantes de 2008. Pueden consultarse en el INE o en el Observatorio Permanente Andaluz de las Migraciones (OPAM).Hay acceso directo en Internet.

 (2) Víctor Fdez. Salinas, Ventura Rodríguez et alt. “El asentamiento de población inmigrante extranjera en el distrito Macarena de Sevilla: Análisis y diagnóstico de los procesos de transformación urbana y social”. Mimeo. Junta de Andalucía/ Universidad de Sevilla. Marzo 2009.

(3) Fernando Roch. La ciudad histórica como lugar para la convivencia. Inmigración y vida urbana en el Barrio de Lavapiés de Madrid. ETSAM. Madrid. 2007

 (4) F.Grandi, E.Tanzi, L.Mauri (curatori) .La città meticcia.Riflessioni teoriche e analisi di alcuni casi europei  per il governo locale delle migrazioni.Edit. Franco Angeli. Milano. 2007

  Bibliografía complementaria:

 Además de los textos citados puede ser de interés para lo que se refiere a la cuestión del alojamiento y la inmigración una buena documentación procedente del seminario “Experiencias sobre el alojamiento y el habitar de la población inmigrada en Andalucía”. Sevilla. Marzo 2007. Organizado por la Junta de Andalucía,  Arquitectura y Compromiso Social  y la ETSASE. Pueden verse las conclusiones en http://www.arquisocial.org

Para la aproximación al cambio social  en barrios de periferia es muy aconsejable la obra de Juan Carlos Checa y Ángeles Arjona. Inmigrados al límite. Los barrios del Puche y las doscientas viviendas en Almería .Consejería de Gobernación. Sevilla. 2009. Es perfectamente accesible en  la Pág. Web  www.juntadeandalucia.es/gobernacion –inmigración–publicaciones.

 Para una comprensión complementaria del cambio generado en los espacios de frontera social puede verse: Luis González Tamarit “Las fronteras del cambio” en la revista digital  Ciudad Viva, blog. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Marzo 2009. Sevilla

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: