SOBRE INMIGRACIÓN Y CIUDAD (O INMIGRACIÓN Y TERRITORIO)

Recupero este texto de hace un par de años pero que sigue teniendo vigencia.

El estudio de los procesos de transformación de las sociedades de acogida, a partir del análisis de  las formas de integración espacial de la población inmigrante, se justifica por varias razones. En primer lugar habría que señalar que todo modelo de integración o mejor todo modo de articulación entre la población inmigrante y la autóctona, tiene una dimensión territorial que forma parte de la lógica del modelo y que  no es sólo proyección sobre el territorio de un hecho social sino que el territorio forma parte de ese hecho social. Esto significa en la práctica, que es preciso conocer aspectos, como los lugares de asentamiento, las características del asentamiento (físicas y jurídicas), las actividades que desarrollan ahí esas poblaciones, cuáles son  las  normas de localización y de ocupación de los inmuebles, los servicios de abastecimiento y apoyo que crean, las pautas del uso del espacio público, el territorio de las redes sociales… Es imprescindible conocer en un ámbito concreto, con presencia de población inmigrante, las transformaciones que en términos demográficos, sociales, económicos y urbanísticos se están produciendo en el mismo. La práctica parece mostrar, aunque sea de forma intuitiva, que el fenómeno migratorio introduce cambios en la “lógica inmobiliaria”, contribuyendo a crear una forma de segmentación total, sobre bases físicas, que redefine los mecanismos tradicionales de la división social del espacio y que probablemente contribuye a generar exclusión.

   En el esquema clásico que siempre hemos manejado, y que muy resumido  se definiría como  los ricos arriba y al centro, los pobres abajo y afuera, hay que introducir nuevas consideraciones, que no se agotan sólo pensando que los inmigrantes sean los nuevos pobres. La población inmigrante arrastra circunstancias, entre otras, demográficas, culturales, comerciales y religiosas, que constituyen con frecuencia otras tantos factores que alteran la linealidad de los procesos urbanos conocidos. Dicho en otras palabras, la población inmigrante añade heterogeneidad, diversidad, complejidad a las circunstancias sociales,  aunque no parece que haga entrar en crisis el modelo de segmentación del espacio que encuentra cuando llega. Si parece que contribuye a introducir factores nuevos que obligan a redefinir  ese modelo de segmentación.  

   Otra buena razón para estudiar la relación entre inmigración y territorio, es que ese conocimiento resulta imprescindible para definir políticas de integración que consideren los aspectos urbanísticos y territoriales. Si valiera la redundancia podría decirse que para que una política migratoria sea integral debería considerar, al definir los mecanismos de integración social (o mejor de articulación social), la dimensión territorial de sus medidas. En  la práctica actual, por lo general, no se contempla la dimensión territorial o todo lo más se la ve  como una consecuencia no querida del hecho migratorio (los denominados puntos calientes) o en sentido más positivo, como un mecanismo administrativo de distribución de recursos y servicios. También es frecuente el ritual de la provincialización de las políticas de integración entendida como traducción, poco reflexiva por lo general, de las medidas de ámbito autonómico o regional al territorio de la provincia.

    Los grandes conflictos que se han dado en algunos países europeos y en los que se han visto envueltos descendientes de inmigrantes, tenían una clara dimensión territorial. Se produjeron en espacios urbanos, muy acotados (barrios o ciudades de periferia) y se apunta que son el resultado de un proceso más o menos largo de exclusión, con responsabilidades administrativas claras. Proceso que ha necesitado de la lógica de la segregación urbana para la formalización de territorios que podríamos llamar de la desesperación social y el conflicto, con manifestaciones de protesta virulenta ante esa exclusión. Hoy sabemos esto y nos asombramos sobre  cómo no nos habíamos percatado antes de que al “consentir” el alejamiento físico y social de la población inmigrante, incluso diseñando para ella un hábitat específico, con criterios igualitaristas, estabamos en realidad facilitando la creación de un buen contexto para la generación de un conflicto que ha adquirido al expresarse, en algunos casos, proporciones colosales.

   Los países que tenemos una tradición más reciente de inmigración, estamos tal vez en mejores condiciones para analizar estos aspectos espaciales, conocer su lógica y definir modelos que consideren la articulación equilibrada entre población y territorio como elemento capital de la intervención pública. En esa tarea  podemos analizar los fallos anteriores conocidos de otros modelos. La aplicación de las estrategias de normalización, las únicas sensatas en una sociedad democrática, debe ser modulada con la dimensión territorial. Esto va a ser necesario ya siempre y más nos vale empezar a trabajar en esta línea, que no seguir empecinados en la lógica sectorial de las políticas y los  instrumentos, salpimentada con algo de coordinación. Esta forma de proceder es ya insuficiente. No sabemos el grado de “éxito” que las políticas de integración tendrán en el futuro en nuestros contextos, pero si nacen o se aplican sin contemplar esta dimensión, habrán nacido muertas. Incluso podrán, por omisión, contribuir a generar más conflictos. En los próximos años, las acciones que se emprendan para asegurar modelos de integración eficaces, que plasmen la condición de ciudadanía para todos, deberán naturalmente contemplar la gestión de la diversidad cultural, funcional, social y demográfica en un marco renovado de participación. Estos modelos deberán también definirse considerando  los contextos urbanos específicos en los que tienen que aplicarse las medidas que fomenten la integración. En la redefinición continua del concepto de ciudadanía se terminará por incluir esta nueva versión del “derecho a la ciudad” que incorpora este  modelo que podríamos definir como de integración social y territorial. Proceder así no  atenta contra los principios de la normalización o la igualdad, sino que contribuye a  adecuarlos al contexto territorial en que deben ser aplicados, favoreciendo su desempeño.

  Por tanto y volviendo al asunto inicial, investigar estos aspectos espaciales, conocer su lógica y definir modelos que consideren la articulación entre población y territorio como elemento capital de la intervención pública, es una tarea  imprescindible desde hoy.

   Hay que comprender, sobre bases científicas,  cómo se están transformando nuestras ciudades a partir de los procesos que genera el habitar de la población inmigrante.

   Dicho de otra forma deberíamos indagar sobre la responsabilidad que corresponde a la presencia de la población inmigrante en los cambios generales que se están produciendo. Gobernaremos mejor si sabemos como se están produciendo los cambios concretos en nuestras ciudades. Aprovecho para añadir que considerar el hecho migratorio como una cuestión laboral en exclusiva, es un error de reducción de la realidad que puede tener consecuencias negativas en el medio y en el largo plazo. El hecho migratorio tiene una dimensión que podríamos definir como holística en la  que cada parte tiene un valor que hay que descubrir.  

Luis G. Tamarit

Milán, Enero 2007

 

Anuncios

One Response to SOBRE INMIGRACIÓN Y CIUDAD (O INMIGRACIÓN Y TERRITORIO)

  1. Giuseppe Beluschi Fabeni dice:

    Ciudad y multilinguismo, una experiencia de la Universidad de Manchester a la que he contribuido recientemente:

    http://languagecontact.humanities.manchester.ac.uk/mancmulti/mancmulti.html

    http://romani.humanities.manchester.ac.uk/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: